Fábula

La prueba de fuego 🐝

¿Alguna vez has experimentado el horror del fuego?¡Auxilio!¡Mi cocina se quema! En esta fábula, Milagros, se enfrenta a un incendio y sus nefastas consecuencias. Habrá de reunir todo el ingenio y aplomo del que sea capaz si quiere resolver sus problemas lo antes posible.
cuento-fabula-historia-relato-independecia-economica-la-prueba-de-fuego

Si este relato te ayuda, recuerda compartir.

Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on facebook
Share on twitter
Share on email

El horno de Milagros es antiguo y daba problemas antes del incendio. Tenía la luz fundida, el termómetro roto y la puerta nunca llegó a sellar correctamente. Cosa que, en el pasado, causaba estragos en sus creaciones y especialmente en su paciencia. El desastre ocurrió durante la tormenta, preparando una tirada de sus exquisitos dulces de miel. 

Jamás pensó que aquel rayo que escuchó tan cerca acabaría desencadenando, lo que viene siendo, un fuego en su cocina. ¿Imaginas cómo se siente ver arder parte de tu casa? Por suerte, Milagros tuvo el impulso de salir zumbando al rellano y pedir ayuda a sus vecinas. 

Gracias a alguna de ellas, que se halló con el suficiente temple como para llamar a emergencias, los servicios de socorro no tardaron en llegar y pronto se pudo solucionar el destrozo. Aunque su anciano horno, imposible de reparar, pereció en combate. Ahora, compuesta y sin horno, se ha quedado sin lugar donde cocinar sus especialidades. 

—¡Ding Dong! —llaman a la puerta. «Debe ser la perita del seguro de la comunidad. Viene a revisar las causas y daños provocados por el siniestro», piensa.

El plan económico

Dinero

Milagros revisa diferentes modelos de horno en su móvil. Hoy se ha propuesto elaborar su plan económico a corto y largo plazo como le recomienda su amiga Remedios. 

Todos los aparatos le resultan extremadamente caros, siente disgusto. Sólo de pensar en la cantidad de dinero que le va a costar, se irrita. Ni que decir tiene del tiempo que tardará en reunir esas cantidades. 

«¡Vaya un robo!¿Pero qué precios son estos?¿Es que se fabrican en oro?¡Qué estafa!», se queja. «No sé… no sé si debería hacer un gasto tan grande… no sé… ¿y si busco algo más barato o de segunda mano?», duda. 

Calcula que hasta dentro de seis meses no podrá comprar uno nuevo. Milagros se echa las manos a la cabeza, «¿y qué hago mientras?¿esperar de brazos cruzados?».

Está claro que ella necesita un horno de convección con termómetro incorporado. Este tipo de sistemas distribuye y hace circular el aire por todo el interior, impulsándolo con ventiladores. La temperatura se unifica evitando concentraciones, las delicias se hornean conjuntamente y se doran parejo.

«Este tipo de electrodoméstico es caro. ¿Cuál sería la vía más rápida para conseguirlo?», se cuestiona. 

Consejos

Milagros se inclina sobre la encimera frente a una pila de facturas y papeles con muchos números. Ahorrar es sólo una opción. Podría vender algunas cosas también. Incluso encontrar un sitio donde le permitan hacer horas extra fuera de la colmena. Desde que tiene uso de razón el trabajo anda escaso por todos lados. Quizás deba ampliar sus horizontes más allá de El Jardín. «¿Y si pido un préstamo a madre?», se pregunta.

Después de más de sesenta minutos seguidos estrujándose los sesos decide salir a por provisiones para su despensa. Se aleja dirección a Remedios inmersa en sus pensamientos. Antes de darse cuenta, está hablando con la margarita. Milagros expone, ordenadas en función de su agrado, las alternativas que ha ido cosechando en su mente. Para cuando acaba, Remedios la observa pensativa. 

—Milagros, si ahora mismo no lo puedes pagar, alquila un horno por horas hasta que reúnas el dinero. La Escuela de Cocina de la Flores debe tener varios, —sugiere Remedios—. Especialízate en una receta y vende postres de calidad con seriedad. Utiliza el dinero de la venta para invertir en algo productivo que genere valor, —aconseja—. Si me entero de alguien que necesite ayudante le hablaré de ti, —promete la flor.

Opciones

La llamada

Milagros llega a casa y guarda el recado en un sencillo tarro de cristal etiquetado con la palabra polen. Acto seguido, coge su móvil y como ya tiene registrado el contacto, llama enseguida a la Escuela de Cocina de las Flores para hacer su solicitud. 

La sugerencia de Remedios le produce optimismo, aunque no sin ciertas dudas. «¿Seré capaz de usar el horno de la escuela?¿y si me preguntan y no se ni encenderlo?¿y si lo estropeo?», se pregunta insegura. 

Milagros se agita nerviosa desde antes de la primera señal de llamada. Su corazón palpita acelerado en aparente quietud.

Al cuarto tono, del otro lado de la línea, de esas que son fáciles de olvidar, responde una voz común y corriente con desgana. Se nota que estaría mucho más feliz en cualquier otro sitio. 

Como es natural, su interlocutora trata de zafarse de Milagros lo antes posible. Alega con claridad que, al tratarse de un organismo público, por la seguridad y las normas del centro, está prohibido facilitar el acceso a nadie externo a la organización. El seguro no cubre actividades extraescolares. 

—¡Gra…!, —alcanza a decir Milagros en mitad de un corte de línea rotundo—. Petición denegada, —concluye resentida. Con la atención ya en otra parte, musita: —Hablando de seguros… —Se dispone a abrir el nuevo email que acaba de entrar a su bandeja de correo.

Noticias

Sra. Milagros,

Nos ponemos en contacto con usted, tras la visita de la perita Fulanita de Tal, especializada en incidentes domésticos y con número de colegiada xxx xxx xxx, para notificarle los resultados obtenidos de la inspección realizada.

Se dictamina que el incendio ha provocado diversos fallos en la corriente de suministro eléctrico de la comunidad. El informe pericial demuestra que, tanto la instalación como el horno, salen del marco legal. Los ya mencionandos, incumplen varias normas de seguridad del santo código técnico de la edificación y atentan contra la salud pública.

Por la presente se instaura una sanción económica por irresponsabilidad civil, en concepto de reparación de daños ocasionados a la red general. La cuantía asciende a 600 euros y deberá ser subsanada, antes de medio año a partir del día de hoy. 

«¡¿Qué?!» —grita Milagros. Un sudor frío recorre su espina dorsal, paralizándola—, ¡¿Grag?!, —las letras se enredan en su lengua y sólo puede soltar un graznido, como si le estuvieran retorciendo el pescuezo. «Aún hay más. Sigue leyendo…».   

Mente fría

Respira

(…)Tenga en cuenta que la suma económica a la que se enfrenta es susceptible de tramitarse por vía judicial por impago.

Con ánimos de que no se vuelva a repetir un suceso similar, le recordamos que, como responsable legal de la propiedad, tiene el deber de mantener los electrodomésticos y componentes de su hogar dentro del ámbito de la ley.

Sin más que añadir, reciba un cordial saludo.  
Att. Seguros Seguros. 
Su aseguradora de confianza. 

Milagros se estremece aterrada. Siente que todas las cosas malas le pasan a ella. —Pero… ¡¿Qué he hecho yo para merecer esto?!¡Dadme un respiro, por favor!, —suplica con las manos juntas, los párpados cerrados y el gesto afligido—, ¡Maldita sea mi suerte!, —maldice—, ¡¿Qué voy a hacer ahora?!

Tras unos minutos caóticos, se ordena con firmeza: «¡Mente fría! ¡Mente fría! Toma aire. Respira. Respira. Suelta. Reespiiraa. Suueeltaa despacio. Reespiiraa. Retén el aire en tus pulmones. Una vez más». Pausa. «Mucho mejor. La prioridad es quitarse la deuda lo antes posible. El horno puede esperar», determina. «Quizá el destino me está apartando de estos estúpidos sueños que no van a ningún sitio…», se dice con tristeza. 

Este inconveniente supone un atraso en su plan económico. Tendrá que seguir ideando alternativas para aumentar sus ingresos. «¿Y si pido un préstamo a madre?, se pregunta de nuevo—. Pensándolo bien quizás debería consultar con una abogada…», se le ocurre de pronto.

Contactos

—¡Prefiero disfrazarme de espantapájaros durante sesenta y seis días consecutivos que pedir a nadie, mucho menos a madre!, —sentencia voz en grito. 

Resignada por su mala estampa, Milagros se sumerge en internet un rato. Lee chistes de humor idiota con una bandeja de dulces sobre el regazo. Realmente le cuesta desconectar de tanta desgracia y encontrar consuelo en alguna parte. «Esto es horrible…», piensa embargada por la desazón mientras se echa una delicia de miel a la boca. Se siente literalmente vapuleada por los acontecimientos. 

Entre preocupación y preocupación surge un momento de lucidez inexplicable. Recuerda la sugerencia de Remedios y se mete en la web de anuncios de El Jardín. Al instante, localiza una usuaria que tiene un horno de repostería en casa. Lo alquila los fines de semana a particulares por poco dinero.  

Milagros actúa de forma impulsiva y contacta con Lussi por chat. Para su sorpresa, se inicia una conversación fluida de lo más interesante. Hablan durante horas sobre pastelería. Resulta que su nueva contacto además de atesorar cantidad de experiencia, es empática y divertida. 

Los problemas parecen haber desaparecido. Tienen cosas en común y buena sintonía. «Qué curioso… Tengo la sensación de que nos conocemos desde siempre». En cuanto Milagros se organice con las recetas, ingredientes y materiales que necesita, promete volver a contactar. 

cuento-fabula-historia-relato-la-prueba-de-fuego

De vuelta a la realidad de su pequeña salita, Milagros piensa: «¡Qué hermosa causalidad conocer a Lussi! Está claro que la necesidad agudiza el ingenio. Me atrevería a afirmar que también trae consigo nuevas oportunidades. Aunque… 

»Quizás sea demasiado optimista añadir lo de “No hay mal que por bien no venga,” —se detiene—. ¿Qué voy a hacer con la deuda? Tengo el tiempo justo para pagarla, eso contando con que no aparezca ningún imprevisto desastroso…», se advierte.

Enseguida recibe una nueva notificación de chat. Es un documento en pdf con las instrucciones de una receta muy singular. Hasta la fecha desconocida. La susodicha contiene propiedades fuera de serie. «¿He leído bien?, —Milagros repasa de nuevo el archivo—, es correcto», concluye. 

Aunque son bastante complejas de realizar y se necesita un ingrediente difícil de conseguir, estas roscas tienen el sorprendente poder de ayudar a Milagros con su situación económica. 

¡Preguntas!

¿Qué plan debería seguir Milagros para aumentar sus ingresos de forma efectiva y moralmente aceptable (legalmente)?¿Cómo saldrías de esta situación lo antes posible?¿En qué invertirías si fueras Milagros?¿Confiarías en alguien que acabas de conocer?¿Qué propiedades extraordinarias tiene la receta desconocida?
 
Gracias por tu atención 💕
 

¡Si te ha gustado esta fábula, comparte!

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email
Silvana Silvestre🌼

Silvana Silvestre🌼

¡Hola! Me alegra tenerte por aquí. Yo soy alguien corriente con problemas comunes. Los Lunes suelo despertar formal y comprometida con mi propósito. A medida que se acerca la noche me relajo, me brotan ramas y hojas nuevas y me transformo en la diosa de la naturaleza, salvaje e intuitiva. Siempre muriendo, en un ciclo sin fin, para renacer con la Luna. Yo soy tú, arquetipo femenino que habita en todes les seres. Guerrera al servicio de la luz. Defensora de la libertad, la igualdad y la paz.

Suscríbete a mi Newsletter

Recibe Fábulas GRATIS sobre Empoderamiento Femenino

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos Relacionados

cuento-fabula-historia-relato-autoestima-saludable-el-sueño-de-milagros

El sueño de Milagros 🐝

¿Sientes la falta de apoyo por parte de tu entorno? En esta fábula, Milagros, encuentra obstáculos para conseguir sus objetivos. Para avanzar tendrá que armarse de valor y, por sobre todo, creer en sí misma.

Leer más »

La prueba de fuego 🐝

¿Alguna vez has experimentado el horror del fuego?¡Auxilio!¡Mi cocina se quema! En esta fábula, Milagros, se enfrenta a un incendio y sus nefastas consecuencias. Habrá de reunir todo el ingenio y aplomo del que sea capaz si quiere resolver sus problemas lo antes posible.

Leer más »
cuento-fabula-historia-relato-inteligencia-emocional

El poder del ahora 🐝

¿Alguna vez te has sentido atrapada por tus propios deseos? En esta fábula, Milagros, se enfrenta a su rival más temida, ella misma. Ha de poner en orden sus emociones antes de que estas la dominen por completo y arruinen su vida.

Leer más »
error: Content is protected !!
Recibe las últimas noticias

Suscríbete al Blog de

Silvana Silvestre🌼

Mantente informada de los nuevos artículos