Relato

Luna llena en Escorpio 🌹

¿Hasta dónde llegarías por un impulso irrefrenable? En este relato, la oscuridad es la protagonista. ¿Quieres saber a dónde llevan las sombras? Averígualo.
relato-historia-cuento-silvanasilvestre-luna-llena-escorpio

Si este relato te inspira, recuerda compartir.

Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on facebook
Share on twitter
Share on email

Antes de que le diera tiempo a desaparecer del todo y perderse entre la multitud para siempre, Violeta se ajustó la capucha y ocultó su llamativa melena rizada, «con esto se reducen las posibilidades de que me reconozcan», pensó, y siguió al chico sin vacilar. Cuando estuvo a pocos centímetros de su altura distinguió el brillo metálico resplandecer desde el interior de la bolsa de papel que llevaba en la mano y escuchó el sonido del artefacto al bambolearse de un lado a otro, llamándola.

Jamás le había ocurrido algo parecido en su vida, ni se habría imaginado teniendo el arrojo de hacer lo que estaba a punto de hacer. Era la primera vez, desde que vivía en Fuengirola, que Uve visitaba el mercadillo semanal de su localidad que por lo general no era algo que la entusiasmase demasiado. Aquel día se sentía optimista y una repentina curiosidad se apoderó de ella al pasar por la entrada. Así que aparcó su vespino blanca y paseó entre los puestos abarrotados. 

El desconocido al que estaba persiguiendo Violeta se detuvo en un banco de madera de una plaza arbolada para ajustarse los cordones, dejando la bolsa con todo su contenido desprotegida. Violeta no lo pensó ni una sola vez, sabía que si lo hacía perdería su mejor oportunidad. A pesar del inmenso riesgo que estaba asumiendo, se abalanzó por detrás, agarró la bolsa y echó a correr despavorida.   

El robo

La bolsa

El joven se quedó perplejo, y para cuando pudo reaccionar a lo que acababa de ocurrir, la mujer del chándal rosa ya se había esfumado por una calle perpendicular de casas adosadas. Al asomarse, la calle estaba desierta a excepción de una figura femenina que se recortada a lo lejos y su bolsa de papel yacía inerte en la acera a pocos metros de distancia. 

Había salido a comprar algunas cosas que necesitaba, como calcetines y calzoncillos; encontró también un par de camisas para los oficios y se encaprichó de la pieza tallada en uno de estos puestos de antigüedades. Todo estaba intacto en la bolsa a excepción del objeto, que ya no estaba.

No había reparado en la mujer antes, aunque era evidente que lo había seguido.

Adrenalina

El chico no pudo evitar un estremecimiento al sentirse parte de una auténtica trama literaria, una oleada de preguntas le asaltaron y luego trató de dar con la mujer preguntando a la policía, a las/os comerciantes y a todas las personas que reconocía haberse cruzado, sin éxito.  

Violeta llegó a casa no sin antes dar algunos rodeos por precaución. Todavía traía un leve temblor de manos a causa de la adrenalina. Respiró profundo frente al fregadero en tres ocasiones para disipar el estrés, y se echó a reír descontroladamente. «Santo cielo, espero que Diosa me proteja», imploró, «¿para qué quiero yo este trasto?». 

Reflexión

Lógica

Violeta estuvo el resto de la semana reflexionando sobre lo sucedido, sin poder llegar a una explicación lógica. En conclusión, la vida es de por sí misteriosa y hay muchas respuestas que son inalcanzables para la razón.

Ella estaba presente cuando el chico compró el artículo por nueve euros. Algo le había llamado poderosamente la atención al reparar en la talla, el magnetismo que experimentó hacia el objeto fue sobrecogedor.

Tuvo que controlar el impulso de arrebatárselo de las manos a su nuevo propietario allí mismo. «Quizás hubiera sido más inteligente negociar primero y actuar después…». 

Práctica

Sin saber muy bien qué hacer decidió esperar una noche de luna llena a que se fuera el sol para hacer uso de su nueva adquisición. Fue al riachuelo detrás de la fachada norte, encendió unas velas, vertió agua del río en el recipiente después de lavarlo bien, y esta adquirió de inmediato una tonalidad rojiza. Perpleja se dejó llevar por la atmósfera misteriosa y de seguido entonó una oración improvisada en voz alta. Bebió el contenido en pequeños sorbos con la sensación en su estómago de que algo fuera de lo común podría suceder. 

Entonces se agudizaron sus sentidos. Sus pupilas se dilataron y sus ojos se recrearon con el color purpúreo del elixir al tiempo que su sangre se afanaba por alcanzar su pecho. El aroma que trajo el aire la envolvió en una nube de frutas embriagadora mientras el sabor de las raíces de las uvas fermentadas se apoderaba de su boca. Sintió el latido de la tierra, del de los animales y plantas, abrirse paso hasta su corazón y fundirse con el suyo. 

Realidades

Oscuridad

Tras un rato incalculable en blanco, una única pregunta atravesó su mente inmaculada, una que se había estado formulando durante los últimos años con insistente desesperación.

Acto seguido todo se volvió negro, la realidad se dio la vuelta. Se encontraba en un extenso campo abierto frente a una pequeña laguna bañada por la luz de la luna llena y de miles de millones de estrellas. 

Un brillo en el agua nocturna llamó su atención y pudo distinguir primero dos pequeñas luces relativamente juntas, y luego la figura de un gato negro común atrapado en las profundidades, retorciéndose por alcanzar el aire y sobrevivir. 

Bestia

A pesar de la inquietud que embargaba a Violeta, una voluntad desconocida la obligó a hacerse cargo del animal. Introdujo las manos en las frías aguas hasta el antebrazo y cuando lo tuvo bien sujeto tiró con firmeza hacia el exterior. 

El felino parecía aumentar su volumen a medida que salía del agua hasta que comprobó que tenía ante sí a una imponente pantera. La bestia se paseó alrededor de Violeta con la parsimonia de quien nada tiene que temer. Rozó su cuerpo contra ella y lamió su mejilla en gesto de agradecimiento. 

Cuando hubo terminado se sentó frente a Violeta y clavó sus resplandecientes ojos blancos sobre los de ella, exhibiendo la magnitud de su poder y su belleza.  

Violeta quedó sumida en la mirada del/a gran gato/a hasta que se difuminaron los bordes del paisaje y solo quedaron dos puntos luminosos; con un parpadeo volvía a estar en su bosque junto al riachuelo.      

¡Preguntas!

¿Cómo se justifica un acto delictivo de esa índole, cuál es la explicación lógica? ¿Cómo habrías hecho para negociar con el comprador? ¿Has averiguado de qué trata el misterioso objeto que roba Violeta? ¿Qué determinación lleva a Violeta a beber el agua teñida de rojo? ¿Qué significado tiene para ti la acción de sacar el gato del agua? 
 
Gracias por tu atención 💕
 

Si te guta esta historia, ¡comparte!

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email
Silvana Silvestre🌼

Silvana Silvestre🌼

¡Hola! Me alegra tenerte por aquí. Yo soy alguien corriente con problemas comunes. Los Lunes suelo despertar formal y comprometida con mi propósito. A medida que se acerca la noche me relajo, me brotan ramas y hojas nuevas y me transformo en la diosa de la naturaleza, salvaje e intuitiva. Siempre muriendo, en un ciclo sin fin, para renacer con la Luna. Yo soy tú, arquetipo femenino que habita en todes les seres. Guerrera al servicio de la luz. Defensora de la libertad, la igualdad y la paz.

Suscríbete a mi Newsletter

Recibe Fábulas GRATIS sobre Empoderamiento Femenino

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos Relacionados

Luna llena en Escorpio 🌹

¿Hasta dónde llegarías por un impulso irrefrenable? En este relato, la oscuridad es la protagonista. ¿Quieres saber a dónde llevan las sombras? Averígualo.

Leer más »
error: Content is protected !!
Recibe las últimas noticias

Suscríbete al Blog de

Silvana Silvestre🌼

Mantente informada de los nuevos artículos